viernes, 7 de junio de 2013

El esfuerzo que se esconde detrás de cada "máscara"



Los límites que pone la mente humana, son los peores consejeros que te puedes encontrar cuando estas en tiempo de tener que avanzar. Intentamos luchar en contra de esos fantasmas que son el “miedo” con un "hazlo". Sí, hemos tenido que afrontar varios miedos, quitarnos la vergüenza de encima y hacer cosas que nunca habíamos hecho antes por la causa. Para conseguirlas, hay que crear efecto y no nos podemos dejar vencer por la timidez, ni por la comodidad que nos dé nuestra área de confort.

Cuando estaba en activo, era una persona muy abierta y sociable, hacia las cosas por pura inercia y no me daba cuenta de ellas, es ahora, cuando me estoy dando cuenta que hay ciertos valores que se pierden, la falta de confianza, pero cualquier persona que me lea, que esté en la misma situación, me entenderá, y aunque no paro de hacer cosas, soy sincera y digo, que aunque parezca mostrar una imagen segura con mi mejor sonrisa, a veces esas inseguridades aparecen. Te dicen que es bueno que asistas a eventos, a networking, que amplíes los contactos, pero todo lo que hacía antes sin pensármelo dos veces por mi trabajo, ahora me cuesta el doble. He de empujarme, ser constante e intentar tapar las malas noticias y el cansancio con una buena cara. Las cosas hay que hacerlas, aunque nos cueste un mundo. Es posible, que el que me lea piense, menuda estupidez, pero creo que es algo que hemos pensado y pasado casi todos, porque la situación lo da, llegan momentos de desesperanza y piensas que nunca llegará el momento.

Miras a tu alrededor y las empresas luchan por mantenerse a flote, los trabajadores que aún conservan sus puestos de empleo hacen malabarismos por aguantar el equilibrio entre lo complicado que se ha convertido su ambiente laboral, a veces irrespirable, por intentar mantenerlo y no perderlo. He podido hablar con empresas que se quedan quietas a esperar a que el temporal pare, cambie y mejore. Nadie se hace responsable porque los departamentos empiezan a fallar, porque empieza haber ruido en la comunicación de la organización y casi nadie, mueve un dedo, así no saldremos de esta. Los estados de ánimo se contagian y los ambientes negativos absorben a los pocos que quedan con espíritu de lucha, porque estamos en España, y vivir ahora mismo la que nos está cayendo a todos, no es fácil para nadie. Aún quedan los valientes que se ponen la careta para mostrar su mejor sonrisa, pero no nos engañemos, sacan el esfuerzo de donde pueden, porque la crisis nos ha azotado a todos con la mano abierta.

Nuestra labor es unirnos a esas personas que hacen un esfuerzo extra por dar la mano y tirar porque las cosas cambien, no en destruir con críticas destructivas y de escepticismo de ¿para qué? ¿Para qué vamos a ayudar, apoyar... si tiene los días contados? No anticipemos el fin de una película cuando todavía no ha terminado, no contribuyamos a echar más agua al barco mientras otros reman.

Desde que comenzamos con la iniciativa “No quiero ser portada de los lunes al sol” siempre hemos sido conscientes de que es una carrera de fondo, a veces complicado, porque los resultados no llegan de la noche a la mañana y las personas exigen ver resultados para creer. Sabemos que la constancia siembra para recoger los frutos, al menos la experiencia nos está ayudando para mantenernos en activo, porque pensamos como empresa, tenemos compañeros, sacamos un trabajo a diario, aportamos ideas, buscamos la mejora de la iniciativa, solicitamos colaboraciones e intentamos participar en todos los eventos que nos ofrecen. Quizás, hoy en día no se aprecie el esfuerzo, pero os puedo garantizar que damos más del 100% para que "esto" siga hacia adelante.

Conocemos la situación de primera mano, somos sufridores y llevamos en nuestro interior la tristeza que deja la huella del desempleo. Intentamos llevar una actitud positiva porque pensamos que es la mejor forma de poder sobrellevarlo, pero no confundamos, cada mañana pintamos la tristeza con sonrisas, hay días que lloramos, hay días que lo pasamos mal, pero nos maquillamos la cara con el mejor color para decir “sí se puede” porque sabemos que cada día, a cada uno, le llegará su lugar y su oportunidad.

Estuve hace poco en la presentación de un libro que, para mí, es un claro ejemplo de ayuda para las personas que se encuentran en una lucha diaria para conseguir los objetivos, para hacer realidad su sueño de mejorar y alcanzar la meta. Se titula “Aprendiendo de los mejores” de Francisco Alcaide Hernández.

En el evento, pude tomar nota sobre las 10 actitudes que suelen tener las personas que consiguen el éxito,  Francisco Alcaide, después de estudiar el comportamiento de los mejores. Espero haber tomado correctamente los apuntes y no haberme equivocado con las anotaciones, (admito correcciones del propio autor) aquí va mi pequeño resumen:
  1. Saben lo que quieren. Cuanto más específicas son nuestras metas, la mente lo capta con más claridad.
  2. Son personas de Acción. El secreto de comenzar es avanzar. El tiempo corre, se agota y no se puede recuperar.
  3. Son disciplinadas. Hacer las cosas aunque no apetezca hacerlas.
  4. Foco. No desvían el foco de su máxima prioridad.
  5. Personas pacientes. Nunca pierden de vista la cima.
  6. Autorresponsabilidad.
  7. Determinación. Decidir por adelantado que pase lo que pase van a seguir adelante.
  8. Son personas mentalmente sanas.
  9. Personas que se mueven en los círculos adecuados. Aprender de los mejores (evitar todo círculo tóxico y dañino)
  10. Actitud de mejora continua. 

Y termino con una parte de la introducción del libro:

No te rindas jamás. Lo peor que te puede pasar en la lucha por tus metas es que te vengas abajo y desistas, que te des por vencido. Hay un momento en la vida en que se cambia para mal: cuando uno se resigna. Nunca, nunca, nunca pierdas la FE (con mayúsculas). A lo largo del camino hay muchos momentos de desesperación, de dudas, de bajones emocionales. Asúmelo como parte del proceso. No te detengas y sigue. Tus probabilidades de éxito aumentan cada vez que insistes. El trabajo más duro es no rendirse. Francisco Alcaide Hernández.

Hotel Hesperia Madrid
Quiero dar las gracias a Francisco Alcaide por dedicarnos su tiempo a cada uno en la presentación, y firmarnos uno a uno su libro, dedicatoria que la guardo como oro en paño :-)

Fue un placer desvirtualizar a Andres Ortega @ander73, Sonia Ruiz Moreno @soniaruizmoreno, Paz Garde @pazgarde, Juan Carlos Barceló @juancbarcelo, Laura Chica @Laura_Chica, Elena Garcia Pont @ElenaGarciaPont, Alberto Vaca Escribano @albacaescri, y por segunda vez encontrarme con Andrés Pérez Ortega @marcapersonal (le conocí en la presentación de su libro #tevanaoir). Gracias por todo el cariño y las risas.

Resumen-Presentaciones de «Aprendiendo de los mejores» y «¿Quién eres tú?» de Francisco Alcaide pincha aquí