viernes, 22 de noviembre de 2013

@EstrellasyTuits y una lección que me ha dado un niño de 10 años



Los días pasan y te vas cargando de negatividad, sí, las personas adultas hemos dejado de soñar, de creer, de confiar, de ver el mundo con la misma ilusión e inocencia como lo ven los niños, y de verdad, el mundo necesita el empuje y el movimiento de que sí, se es capaz de hacer, lo veo y vamos a por ello.


¿Estoy agotada? Sí, agotada del cortoplacista, del negativo y del que todo lo ve muy difícil.


  • Cortoplacista: ya no tenéis tanta difusión como antes.
  • Negativo: Eso es muy difícil.



Y llega un niño de diez años, mi asesor (como le llamo yo) y me dice de forma desafiante "Eso habrá que verlo" ante los comentarios negativos recibidos tipo: no vas a ser capaz de hacerlo o de llegar…


Y te das cuenta de la fuerza que teníamos cuando éramos niños, cómo se va perdiendo la ilusión por el cansancio de las decepciones, batallas perdidas, de las injusticias… Y me niego a perder esa fuerza, esa ilusión, ese brillo… Con el tiempo he aprendido a tener que sacudirme el polvo, nos rodea demasiada negatividad, demasiada queja… cuando todos deberíamos remar hacia la misma dirección.


“Eso habrá que verlo” Nunca augures por anticipado, de forma negativa, lo que va a pasar, nunca dejes de creer, nunca dejes de tener ilusión, vuela y ten fe.

Estás o no estás, pero no estamos para ir empujando lastres.

"Rodearse de niños es bueno, te recuerdan lo que un día fuiste y que nunca debes olvidar."




He de agradecer a Estrellas&tuits por ser un motor de fuerza y empuje.

 

Como decía Laura Cuesta ayer en #estrellasytuits “seguiré trabajando cueste lo que cueste, algún día, llegarán los frutos” 

Y para terminar quiero hacer referencia al post de Eva Collado "Duchado y motivado"

"No podemos dejar nuestra motivación en manos de nadie, por que si lo hacemos estamos perdidos, moriremos en el intento y posiblemente acabaremos siendo lo que yo denomino "llora pasillos" ... Aquellos que van como zombies por la empresa recordando al resto su infelicidad y que cuando los ves en la zona del café huyes por no tener que aguantarles"